Conspira Blanca Águila en contra del gobierno federal en detrimento de la salud de los tlaxcaltecas.

Por Daniel Cantó

A la lideresa de la Sección 27 del Sindicato de Trabajadores de la Secretaría de Salud (SNTSA) Blanca Águila Lima no le ha caído el veinte que sus días como dirigente han llegado a su fin; se resiste y conspira contra el gobierno, aun cuando sabe que no puede ganar pues la transformación en el rubro de Salud ya nada la detiene.

Pese a que muchos de sus agremiados la denunciaron anónimamente pues refieren que es una persona vengativa, no dejaron de exhibirla por extorsión, fraudes, amenazas, intimidación, abuso de confianza enriquecimiento ilícito, y peculado.

A Blanca Águila le resulta difícil perder sus privilegios, excesos y su vida de lujos y le cuesta soltar el poder que concentró por años al frente del SNTSA

Desde la llegada al poder del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, se puso en marcha en el país la democratización de varios sindicatos y la celebración de elecciones en diversas empresas en las que se votó por nuevos líderes y representantes.

Así pasó en PEMEX; en General Motors de México, en su planta de Silao, en Guanajuato y en la Confederación de Trabajadores de México (CTM), entre otras.

Pero, acá en Tlaxcala, Blanca Águila nada más no se quiere ir, y para perpetuarse en el cargo, ha organizado con un pequeño grupo de agremiados reuniones secretas donde les exige que boicoteen los diversos hospitales de la SESA, para no darle el servicio a los enfermos, además de que injuria y despotrica contra el gobierno federal.

“Los trabajadores de la Salud sabemos que Blanca Águila ha conducido el sindicato en beneficio suyo y de sus amigos, a quienes les ha otorgado plazas, mientras que al gremio lo ha abandonado, existen graves irregularidades legales, y se ha enriquecido ilícitamente bajo una total impunidad, desearíamos que el gobierno la investigue, le pida cuentas, y la castiguen por tantos años de saqueo”, mencionó un agremiado a quien recientemente Blanca Águila le quitó su plaza para dársela a un familiar.

Tlaxcala ha sido pionero en la instauración del programa IMSS-Bienestar y esto ha traído grandes beneficios al estado, pues ahora, el 94 por ciento de las recetas ya pueden ser surtidas, el desabasto de medicamentos en el que se encontraban los nosocomios y unidades de salud se está resarciendo.

Además, se ha beneficiado con la basificación a cientos de empleados de salud, entre médicos y enfermeras quienes esperaron por años estos beneficios que Blanca Águila siempre les negó.

En estos casos de rebeldía que van en contra de la salud de miles de tlaxcaltecas, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, puede solicitar a la Secretaría del Trabajo un informe detallado del sindicato que aún dirige la también diputada Águila Lima y sacar a luz todas las anomalías que cometió para que pueda responder ante la ley por ellas.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: